Mi primer masaje erótico en Barcelona

Empecé a oír hablar de los masajes eróticos a raíz de un amigo que es cliente habitual, pero no me acababa de decidir.  Quería que mi primera experiencia de masaje erótico fuese buena y conocer todos los detalles. Así que estuve mirando durante meses en diferentes webs los tipos de masaje: masaje tántrico, sensitivo, interactivo, desnudo, masaje nuru…
Trabajo en Milan, en el departamento de comercio exterior de una empresa y a menudo tengo que viajar para encontrarme con clientes… Esta vez me tocaba Barcelona: un viaje de tres días. Las reuniones llenaban mi agenda, pero tenía la esperanza de que me dejasen un rato libre para disfrutar de la ciudad. Sorprendentemente, el trabajo avanzó rápido y el segundo día por la tarde me liberé. Tenía toda la tarde libre. Así que después de la comida, decidí probar por fin con un masaje tántrico para relajarme antes de visitar un poco la ciudad.
Estuve buscando en Internet y finalmente me decanté por Alone Tantric Masajes & SPA. La web me inspiraba confianza, ofrecían la posibilidad de recibir el masaje en el SPA (con minutos de Jacuzzi y Sauna extra) y era en el barrio de Sarrià, muy cerca de donde me alojaba.
La calle donde está el centro (Lincoln) es muy discreta. Una joven me abrió la puerta. Nada más llegar el lugar me transmitió mucha serenidad. Por alguna razón nada más llegar me sentí totalmente relajado y sentí que iba a tener una buena experiencia.
Me ofrecieron tomar asiento. Le dije que era mi primer masaje erótico, y yo no sabía cómo funcionaba (esto no era totalmente cierto, porque ya había leído mucho sobre el tema, pero quería que me explicase cómo funcionaba en el local). Ella me explicó con calma toda la gama de masajes de la carta:
Los masajes tántricos receptivos: son los masajes más suaves de la carta.  Como indica la palabra, la persona que recibe el masaje está pasiva y no interactúa con la masajista. Son masajes relajantes y durante el masaje, la masajista estimula tus centros de energía sexual para que esta energía circule por tu cuerpo y se amplifique, estimulando la liberación de endorfinas y obteniendo una profunda sensación de plenitud. La masajista va estimulando diferentes zonas del cuerpo hasta que llega a los órganos sexuales (Lingam en el hombre). Masaje Amrit (masaje Tailandés) o Sweet son dos ejemplos de masajes tántricos receptivos donde se llega al ‘happy ending’.
El masaje nuru es más excitante e interactivo que los anteriores. Un masaje body-to-body porque la masajista se desliza con todo su cuerpo sobre ti, utilizando manos, brazos, piernas, pechos y espalda para dar el masaje. Se aplica con aceites esenciales y técnicas tailandesas y es muy excitante.
El masaje Kamasutra ( un masaje erótico interactico con eróticas posiciones del kamasutra  en las que tu masajista buscará de manera intensa y con todo su cuerpo tu excitación).
Para los más atrevidos, los masajes extremadamente eróticos: el natural deluxe (en desnudo integral) o el doble lingam (doble estimulación lingam, doble orgasmo). Este masaje tiene carácter del juego de seducción y picardía, donde tu masajista erótica te recibirá en lencería para complacerte. Además incluye dos relajaciones erógenas para prolongar tu estado de placer y llevarte al éxtasis absoluto.
Después de 5 minutos de explicación, ya sabía qué masaje elegir: un masaje natural deluxe en SPA, que es un masaje nudista interactivo combinado en tatami y jacuzzi.
Tras elegir masaje, me preguntaron si tenía preferencia por alguna masajista o si quería conocerlas a todas. Comenzó entonces un desfile maravilloso de mujeres espectaculares. Es muy difícil escoger masajista, ya que cada una te inspira sensaciones diferentes: dulzura, picardía, sensualidad…Pero al final hice caso a mi intuición y me decidí por Elena ya que noté una especial conexión.
Me llevó a una habitación elegante, con velas encendidas, aroma de incienso, música ambiental y un tatami con sábanas limpias y aceites. Ella me dio una toalla y me pidió que me diera una ducha.
Cuando salí de la ducha me quedé envuelto en la toalla y sin saber qué hacer. Entró inmediatamente con sólo una camisa. Me pidió que me acostase en el tatami boca abajo, mientras tanto, se quitó la camisa, quedando totalmente desnuda.
Su cuerpo era espectacular: pechos tersos, piel sedosa y curvas perfectas. Me empezó a masajear la cabeza, y después los pies y las piernas, para luego deslizarse totalmente sobre mi cuerpo con movimientos seductores muy excitantes.
Después pasamos a posiciones tantricas. Esta parte me llevó a un clímax total del cuerpo y sentidos. Yo estaba visiblemente excitado, así que me comenzó a explicar cómo controlar la respiración para prolongar el placer.
La tercera parte del masaje pasamos al Jacuzzi (Hidromasaje), donde me realizó un masaje con todo su cuerpo, combinando presiones y aguas calientes con cremas templadas. Es aquí donde me realizó el masaje “lingam” (que es el nombre que en tantra se da al masaje de pene).
En la parte final del masaje volvimos a pasar al suelo (futón). A través de movimientos lentos y del masaje lingam, me dejo llevar a una eyaculación placentera sin igual.
Tras el masaje, tomé una ducha y me ofrecieron descansar un rato en la zona chill out con una copa. Me sentía flotando, totalmente relajado y lleno de energía. Listo para disfrutar de la ciudad.
Elena, Alone Masajes, Barcelona: volveré!

Trackback URL: https://alonetantricmasajes.com/mi-primer-masaje-erotico-en-barcelona/trackback/

Leave a comment:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.